Publicado en Sin categoría

ESPECULANDO CON FACEBOOK

Las espectaculares valoraciones que se están haciendo de las redes sociales guardan muchas similitudes con la burbuja tecnológica. Incluso, algunos protagonistas.¿Qué lleva a una empresa como Goldman Sachs a valorar a Facebook en la espectacular cifra de cincuenta mil millones de euros? ¿Y a una serie de inversores a dar dicha valoración por buena e invertir cantidades no inferiores a dos millones de dólares en acciones que no podrán vender hasta el año 2013? ¿Estamos ante una reedición de la tan temida burbuja que vivimos a principios de siglo?

En efecto, lo que estamos viviendo comparte muchas características con lo vivido entonces. Comparte, incluso, protagonistas: el mismo banco de inversión fue el que, junto con otros, inició la burbuja, al trasladar el fenómeno de las empresas que iniciaban su actividad en Internet de los inversores especializados de capital riesgo, a los más generalistas.

Junto a los “vendedores de informes”, que dependían de la espectacularidad de sus análisis para poder colocarlos, dieron lugar a ese impresionante recalentamiento que Alan Greenspan denominó “exuberancia irracional”.

¿Vale Facebook cincuenta mil millones? La evolución de las empresas de la red había sido, tras la burbuja, sumamente conservadora. Sueldos mesurados, valoraciones aceptables por métricas tradicionales, costes contenidos…

Ahora, quien trae la euforia es quien más gana con ella, el mismo que lo hizo en el año 1999, y con los mismos argumentos: quien en plena fiebre del oro, vende picos y palas.

Facebook es una empresa brillante. Es rentable, crece mucho, y está redefiniendo todo un nuevo ecosistema de actividad que vale, sin duda, mucho dinero.

Pero las valoraciones hay que apoyarlas en resultados, y ahora, cuando ya disponemos de comparables, cincuenta mil millones obligan a multiplicadores que, simplemente, no tienen sentido. Que alguien pague una cantidad por un porcentaje no significa necesariamente que esa proporción deba generalizarse al total.

Facebook no es una burbuja: es una empresa con un buen modelo de negocio que no va a reventar mañana, ni pasado. Pero, por favor, mantengamos los pies en el suelo.

Enrique Dans. Profesor. IE Business School
14 de Junio de 2011